difus

Creatividad Corporativa

Historia de los sistema de sugerencias

 

Meyasubako (Buzón de sugerencias)

En Agosto de 1721, se colocó en la entrada Takinoguchi del Castillo de Edo un pequeño buzón, llamado meyasubako, por orden de Yoshimune Tokugawa, el octavo shogun. Todos los ciudadanos, independientemente de su situación social, podían depositar allí sus sugerencias escritas, ruegos y quejas. El meyasubako era la forma que tenía el shogun de averiguar cómo se sentía el pueblo con sus políticas o lo que la gente en general pensaba. Las buenas sugerencias eran premiadas, y un hombre llamado Sensen Ogawa escribió una sugerencia que dió lugar al inicio de una prestación de salud pública (Koishigawa Yoseijo) para los pobres. Una sugerencia depositada en el meyasubako también dió lugar al desarrollo de la política de lucha armada por la ciudad de Edo.

Unos veinte años antes, como señor feudal, Yoshimune había establecido un «buzón de quejas» en la puerta de su residencia, el castillo de Wakayama. En aquellos días, hacer un llamamiento directo al shogun estaba penado con decapitación. Para hacer sugerencias a los políticos, la gente debía arriesgar sus vidas. De esta forma, los buzones de quejas y sugerencias de Yoshimune eran radicalmente innovadores. Escrito sobre el meyasubako aparecían las palabras «Da a conocer tu idea. Se premian las ideas aceptadas.» Por supuesto, no había unos estándares establecidos de evaluación, y la aceptación o no de una idea dependía del juicio arbitrario del administrador. Sin embargo, si consideramos el sistema de sugerencias como un método de solicitar opinión e ideas a las masas para hacer mejoras, el meyasubako y el sistema de sugerencias actual tienen el mismo fin.

Primeros sistemas de sugerencias

La práctica de solicitar sugerencias de los trabajadores fue utilizada por parte de los directivos hace unos 100 años en Escocia. William Denny, un armador escocés, les pidió a sus trabajadores que le sugirieran métodos para construir barcos a bajo coste.

En los Estados Unidos, la historia muestra que un trabajador de Eastman Kodak, llamado William Connors, recibió un premio de dos dólares en 1898 por sugerir que las ventanas fueran limpiadas para mantener los puestos de trabajo más iluminados. Frank Lovejoy, el supervisor que aceptó la sugerencia de Connors, se convirtió después en presidente de Kodak.

La tradición del meyasubako permaneció en Japón después de la ordenanza de Yoshimune, pero el número de sugerencias aceptadas disminuyó drásticamente. El precursor del sistema de sugerencia de estilo japonés moderno se originó indudablemente en Occidente. Los sistemas de sugerencias de Europa y los Estados Unidos poseen características que reconocemos hoy, como la evaluación de las sugerencias en base a criterios establecidos y la concesión de premios no como presentes sino como el equivalente al valor de las ideas

Volver a la Página Inicial

© El libro de las ideas, Pags. 201-202, Ed. Gestión 2000, Barcelona, 1991
Serie Experiencies de Creatividad Corporativa de innovaforum.com