Concepte

Conceptos sobre creatividad

La naturaleza del proceso

 
Principio de la abundancia

Seguramente ha pensado alguna vez en el terrible porcentaje de semillas o de espermatozoides u óvulos que se malogran.

La Naturaleza procede por abundancia y no por racionalización. Diríase que lo racional es la abundancia. Una vez más, no nos conformemos con la primera buena idea para -repitamos la imagen gráfica- echar a correr. Muchas, muchas ideas, unas suscitadas por otras o por algún detalle de otras; que luego evaluaremos, combinaremos, permitiremos que compitan entre sí y se seleccionen prácticamente solas.

Principio del grupo

«Un hombre solo no puede acarrear una viga de cinco metros, lo que es muy fácil para dos», decía Engels. El valor del grupo es increíble. Y lo más curioso es que el individuo puede actuar como un pequeño grupo, utilizando su flexibilidad mental.

Principio de la bisociación

Este es un concepto clave. Voy a traducir aquí la definición que da el diccionario Webster, y será útil leerla antes y después del ejemplo que irá a continuación: «Asociación mental simultánea de una idea u objeto con dos campos ordinariamente no vistos como relacionados».

Un ejemplo es el Método Toyota, «just-in- time» o «serie uno». La fabricación de automóviles estaba relacionada con la unidad («fuera de serie», prototipos, artesanía) o con la serie. Pero serie y unidad se consideraban términos prácticamente opuestos.

Principio de la incompatibilidad ideación/ evaluación

Cuando se está en fase de ideación puede que se digan muchas tonterías pero ninguna lo sería tanto como hacer un comentario crítico, incluso sonreír con esta intención. La fase se interrumpiría en ese momento y regenerar la fluidez sería casi imposible, aun arrojando al «creaticida» a las tinieblas exteriores.

Atención: esto es así también en el trabajo creativo individual, de todo tipo. Por ejemplo, cuando se trata de escribir un informe, una vez diseñado y adoptado posiblemente un esquema útil y rellenado con los puntos concretos, datos, ideas (seguramente acopiadas utilizando técnicas de generación), etc., empezamos a escribir. Es esencial no autocensurarse ni autocriticarse, escribir, escribir, llegar al final. Mientras, ir haciendo las anotaciones que nos asalten en el lugar adecuado del esquema o en papel aparte; nada de corregir ahora. Si es posible al día siguiente, corregimos o reescribimos; finalmente, pulimos. Sólo queda leerlo como si fuéramos la o las personas a las que va dirigido, o las que tendrán que trabajar en el tema; lo que nos sugerirá nuevas ideas y correcciones, sin duda.

Volver a la Página Inicial

© Julian Plana Pujol - Creatividad en la gestión, Cuadernos ESCA de Gestión de sucursales, CECA - Madrid 1988
* Reproducido con autorización del autor *
Conceptos de creatividad innovaforum.com